Lorena Saelices Gomez

Lorena Saelices Gomez

Biografía

Soy Lorena, de 32 años de edad. Nací en el Hospital de Mora, en frente de unos de los rincones más bonitos de nuestro país, la playa de La Caleta, Cádiz. Me crié en San Fernando, a unos minutos de Cádiz, un pueblo salinero donde el olor a sal se mezcla con los aromas a adobo (o bienmesabe, como nosotros lo llamamos) y a camarones frescos.

A los 18 comencé mi proceso de emancipación cuando me mudé a Sevilla para estudiar Biología. Siempre lo tuve muy claro, yo quería ser científica. Viví durante los siguiente años de mi vida con mi hermano, tres años mayor que yo, que ya se encontraba en Sevilla estudiando cuando yo me mudé. Tras mi carrera, me concedieron una beca FPI para estudios doctorales en la Universidad de Sevilla. El baile entró en mi vida, y a través de él, conocí al que hoy es mi marido, compañero y amigo. Por motivos laborales, nos hemos embarcado en un sin fin de mudanzas por varios continentes, con la esperanza de algún día volver a nuestra tierra, con nuestra gente.

Soy sencilla, alegre, y me gusta ser feliz allá donde la vida me lleve. Pero no soy conformista. Especialmente cuando las condiciones de mi familia y amigos y su dignidad están comprometidas. Por eso me he animado a participar en Podemos de manera activa, para aportar mi granito de arena, y en definitiva mi experiencia.

Motivación

Estudié Biología porque siempre quise dedicarme a la ciencia, sin saber muy bien lo que ello implicaría. Tras la tesis, me supuso año y medio el conseguir una beca postdoctoral. Recuerdo perfectamente el día que recibí la notificación de que me habían otorgado la beca Marie Curie para irme a Estados Unidos. Para mi fue una mezcla de sensaciones difícil de transmitir con palabras. Por un lado la ilusión y orgullo por haber conseguido por lo que tanto había luchado. Por otro, un escalofrío de miedo o quizás revelación por saber que muy probablemente ya no volvería a vivir en mi tierra, con mi familia, mis amigos y amigas, mis tradiciones, mis rutinas. Todo iba a cambiar y cambió, junto con mi marido y mi perrita Lola que me acompañan allá donde voy, apoyando cada paso. Por ello, me siento muy afortunada.

Ya llevo tres años fuera de mi hogar (o quizás creando un hogar en otro lugar del mundo). Primero en Los Angeles (USA), y ahora en Zürich (Suiza). Y sé que mis aventuras, como algunos las llaman, no van a terminar aquí.

Lucharé porque Podemos construya desde la soberanía popular un país de gentes decentes al que los emigrantes como yo podamos volver y en el que podamos vivir dignamente.

Juntxs PODEMOS!