Arrate Del Amo Castillo

Arrate Del Amo Castillo

Biografía

Me llamo Arrate y soy una bilbaína de 33 años. Desde hace 8, me mudé a los Países Bajos en busca de nuevas oportunidades laborales y personales. Soy Educadora Social, especializada en inmigración. Desde terminar mis estudios, he colaborado en diferentes ONG\’s dentro del ámbito de la inmigración ayudando, entre otras cosas, con la presentación de permisos de residencia y trabajo, tarjeta sanitaria, búsqueda de empleo y presenté varios proyectos al Gobierno Vasco y a la Diputación Foral de Bizkaia para la obtención de pisos de acogida.
Aún teniendo años de experiencia, me resultó muy difícil encontrar trabajo remunerado en España, por lo que decidí cambiar de país y mudarme a Holanda. He estado trabajando, sobre todo, en el área comercial ya que es el sector que mayor oferta de empleos posee para extranjeros. Los últimos 2 años me di de alta como autónoma y me gano la vida como profesora de castellano, por lo que he conseguido volver, con mucho esfuerzo, al ámbito de la educación.
Mi meta inmediata es mejorar mi holandés para poder empezar a trabajar como educadora social de nuevo, esta vez en el área de la discapacidad con personas que sufren de autismo severo.
Unas semanas antes de las elecciones europeas, entré a formar parte del excelente grupo de Redes Sociales de Podemos, lo cual me cambió la visión de la política en España y recuperar esa ilusión que todos los miembros de Podemos sentimos. También me uní al círculo de Podemos Países Bajos y Ahal Dugu (en Bizkaia).

Motivación

Hace 8 años me mudé a los Países Bajos intentando buscar un porvenir. Por aquel entonces, la llamada "crisis económica" aún no había llegado, pero la situación laboral en España ya era muy precaria. Básicamente, un educador social está visto como un profesional que trabaja como voluntario eterno y es muy complicado encontrar un trabajo remunerado. Decidí emigrar, no sólo por mi deseo de conocer otra cultura más de cerca, sino ante la imposibilidad de labrarme un futuro en España.

Vivir en el extranjero es un sueño para muchos, pero cuando lo haces ves la otra cara de la moneda; dejar a tu familia, a tus amigos, tu tierra, tu cultura… Para mí, este proceso de adaptación ha sido especialmente duro. Sigo en contacto permanente con mi familia, mis amigos y mi tierra. Seguía las noticias españolas diariamente sintiendo en la boca del estómago la impotencia de no poder cambiar la situación. Esa impotencia se convirtió en esperanza desde que me uní a Podemos apoyando en Redes Sociales antes de las elecciones europeas. Después de ver ese resultado electoral que pasará a la historia, esa esperanza se transformó en confianza. Confianza en que este proyecto va a dar un giro a la forma de hacer política en nuestro país. Confianza en que el cambio, que antes parecía una ilusión, ahora es posible. Quiero seguir involucrada con mi país y contrubuír a mejorarlo y por ello me presento como candidate al Consejo Ciudadano. ¡Sí se puede!