Jose Luis Sánchez Mate

Jose Luis Sánchez Mate

Biografía

Pertenezco a una familia de clase media trabajadora. Siempre me decanté por las letras y las ramas artísticas. Cuando acabé la EGB me puse a trabajar e hice el servicio militar. Mientras trabajaba de vigilante de seguridad en el PRYCA me diplomé como Maestro de Educación Especial. Después trabajé en los periodos de verano como Socorrista en una piscina municipal. Más tarde abrimos un negocio familiar en el que estuve 12 años. Finalmente me presente a las oposiciones de Maestro en Andalucía y en CyL. Siempre vi la política desde un plano de distancia del que yo era ajeno, y que estaba instalada en el Congreso. Hoy me doy cuenta que la política la debemos hacer todos y no delegarla en las multinacionales, verdaderos gobernantes del país.

Motivación

Me presento al Consejo Ciudadano de Podemos como persona indignada ante la injusticia, la desigualdad, la mentira, la maldad y la indiferencia hacia el pueblo, para desde él luchar por cambiar las cosas. Creo que debemos cambiar el caduco modelo actual de hacer política. Creo que la justicia comienza cambiando la forma de pensar desde los niños hasta los mayores, lucho por concienciar en la gente la necesidad de luchar por una ética moral que impida que las injusticias y la desigualdad sea la línea política de los gobernantes que dan imagen a unos intereses ocultos que son los que en realidad mueven los hilos de este país. Creo en un modelo de política que represente al débil y que ponga rostro a la gente que no tiene representación en este circo que han montado, donde todo es un montaje para poder robar a un país que ya no aguanta más (privatizaciones para hacer más ricos a los ricos, leyes cortadas a medida para seguir haciendo tropelías, enchufismo en organismos públicos pagados con dinero de todos, connivencia entre políticos y empresarios para seguir llevándoselo crudo). Por últimos, esto no es una crisis, es la estafa al pobre ciudadano que le impide poner opinar, llegar a final de mes, ver la nevera vacía, y sobre todo ver la cara de los niños diciéndome con su mirada de inocencia que no tienen futuro. Esta llamada de auxilio de un país que no aguanta más la corrupción, la hipocresía y la desigualdad…