Jesús Miguel García Díez

Jesús Miguel García Díez

Biografía

Deciros que tengo 49 años , casado con una fantástica mujer, y con dos hijos estudiando, uno en la universidad y otro a las puertas de la misma.
Trabajo como funcionario del ayuntamiento de mi ciudad, desde hace 25 años, siempre vinculado a funciones educativo sociales, en el departamento de Servicios Sociales. Habiendo trabajado en Planes de Prevención del consumo de Drogas, Orientación familiar y personal, Orientación Laboral, Absentismo Escolar, Programas de Estimulación Cognitiva de Personas mayores, y Dinamización de entidades sociales vinculados a problemáticas de carácter social.
Durante mi juventud estuve vinculado a una organización juvenil de carácter socioeducativo, trabajando por el papel protagonista de los jóvenes en el mundo social y político del momento, donde obtuve mi formación social y personal, y que me ayudó a orientar mi vocación profesional

Mi formación académica ha recorrido dos años de Sociología, para luego terminar por estudiar Eduación Social, estudios más cercanos a mi función profesional, ambos en la UNED, y compaginándos con mi trabajo y la atención a las necesidades de mi familia.
Otra formación ha estado vinculada con mi profesión, en técnicas de investigación social, alcoholismo, resolución de conflictos, inmigración,…

Motivación

La vía para la satisfacción de las necesidades personales, familiares ya no se encuentran en la mejora de capacidades y competencias sociales y personales de cada individuo, sino en remover las trabas que se han estructurado para empobrecer a las familias de este país y hacerlas creer que hay que aguantar lo que Dios nos dé.
Juntos podemos remover las estructuras políticas y sociales que se han establecido para empobrecer económica y personalmente a las personas y familias, juntos podemos recuperar la dignidad de la vida de las personas y familias, arrebatada por la avaricia y la indolencia de dirigentes de este país, juntos podemos devolver la ilusión a la ciudadanía que podemos reconstruir un país en el podemos confiar que nuestras instituciones nos facilitarán nuestro papel individual en el desarrollo económico, cultural y social. Juntos Podemos, claro que podemos.