Domingo Javier Jiménez Troya

Domingo Javier Jiménez Troya

Biografía

Este 20 de noviembre cumpliré 43 años, estoy casado y soy padre de un hijo de cuatro años, el verdadero origen de mi vocación política.

Soy Licenciado en Psicología (Universidad de Sevilla 1992-97) y me he especializado en Intervención Psicoterapéutica (UNED 2013-2014). También me he formado profesionalmente en distintas áreas, principalmente la inserción laboral e igualdad de género., aunque también adopciones, autoempleo o coaching, entre otras.

Mi carrera profesional se ha centrado principalmente el campo de la formación e inserción laboral en distintos puestos y categorías, ya sea como Orientador Laboral y Gestor de Colocación, acumulando seis años de experiencia (70 meses), como Técnico y Coordinador de Formación con casi dos años de experiencia (22 meses) y Formador Ocupacional, con mas de dos años de experiencia como docente (25 meses) en distintos módulos y cursos. También he trabajado como Coordinador y Técnico de Recursos Humanos durante casi dos años (20 meses), en el ámbito de los Proyectos cofinanciados por el Fondo Social Europeo.

He colaborado como voluntario (y en su época como objetor de conciencia) de manera intermitente con distintas organizaciones como Garelli (jóvenes en riesgo) Afemen (esquizofrenia) y Cáritas (Formación).

Actualmente me encuentro ultimando la apertura de un Gabinete de Psicología, desde donde espero iniciar una nueva e ilusionante andadura profesional.

Motivación

El nacimiento de mi hijo supuso un cambio personal a muy distintos niveles, multiplicando mi preocupación por nuestro futuro y despertando ganas de lucha, olvidadas desde Bachillerato.

He conocido desde dentro, el funcionamiento burocratizado, endogámico, favorable a los amiguismos de las instituciones públicas (Junta de Andalucía) sindicales (UGT) y empresariales (diferentes empresas de formación).
Este conocimiento me motivó a interesarme por la política tras el nacimiento de mi hijo. Dos años después el bipartito andaluz comienza a hacer, de modo discreto, recortes que finalmente me afectan a mi mismo.
Que hasta Izquierda Unida colaborase en el despido de miles de profesionales al servicio de lo público me abrió los ojos, pero la ausencia, en aquél momento, de una fuerza política alternativa me desmotivó y me apartó de la acción política.

Desde Mayo he podido participar de modo activo en Podemos, colaborando y tratando de ayudar en lo posible, sobre todo en aquellas áreas en las que profesionalmente podía ayudar, formación y programa principalmente, llegando a formar parte del equipo que presentó una propuesta de principios políticos que quedo cuarta, con mas de 1600 votos.

Considero que la acción política es, en este momento, prioritaria, que PODEMOS aglutina a mucha gente unida por el deseo, la necesidad, de regenerar la política y recuperar nuestras instituciones, como única vía de darnos un futuro a nosotros mismos y sobre todo a nuestros hijos.