Jorge Dodero

Jorge Dodero

Biografía

Nací en Cádiz el 15/3/1965. Después de unos años de cambios de ciudad, la familia se estableció en Madrid en 1974. Hasta 1986 viví en Madrid, después en Las Rozas y desde 1994 en Valdemoro.
Cursé estudios de Derecho, pero desde 1994 mi profesión es la de empresario, con una pequeña empresa dedicada la tratamiento de aguas y combustibles a bordo de buques, que además se dedicaba a la logística de repuestos para una compañía naviera. En 2004 separamos ambas actividades, creando una nueva empresa para el tratamiento de aguas y combustibles.
En relación con otros aspectos, a los 17 años ingresé en la Juventud Comunista de Madrid, en la que milité durante un par de años. En la Facultad de Derecho pertenecí a la Unión de Estudiantes Progresistas, en cuyas listas fue elegido Representante de Alumnos de Derecho en el Claustro de la Universidad Complutense. Posteriormente, fui socio de Greenpeace, y más adelante de Amnistía Internacional.
En 2005 ingresé en la Agrupación Socialista de Valdemoro en la que milité hasta 2007. No tuve cargo orgánico ni público alguno; a lo más que llegué fue a estar en una lista para las elecciones municipales, que finalmente no fue la que se presentó.
Desde 2011 he participado esporádicamente en la Asamblea Popular, y en la PACD, con la que he trabajado en el análisis de las cuentas del Ayuntamiento y la formulación de alegacines a los presupuestos.
Casado y con tres hijos, evito las “pasiones tristes”.

Motivación

Desde enero, en el Teatro del Barrio, he estado comprometido con este proyecto, en el que creo, y considero necesario seguir ofreciendo mi colaboración, en la medida de mis capacidades y conocimientos.
Para la tarea que nos espera hemos de contar con el entusiasmo y la fuerza de tantos jóvenes que se han incorporado, pero creo tener experiencia y conocimientos que pueden ser de ayuda desde otras posiciones.
Como empresario, siempre he entendido que la empresa es, antes que nada, un grupo humano que colabora para alcanzar un objetivo. Porque “los hombres procuran con mucha mayor facilidad aquello que necesitan, mediante la ayuda mutua, y sólo uniendo sus fuerzas pueden evitar los peligros que les amenazan por todas partes”.
El empresario puede aportar unos bienes, pero la riqueza que se crea depende del trabajo coordinado de las personas que forman el grupo humano. El empresario puede cumplir otras funciones, de dirección u organización, que suponen su aportación en trabajo. Por ello, yo siempre he tenido una nóminaque ha sido mi fuente de ingresos. El crecimiento de una empresa no debe medirse por el incremento de ventas, patrimonio o beneficios, sino por el crecimiento, cuantitativo y cualitativo, del grupo. El beneficio es un instrumento, nunca el objetivo principal.
Así, creo que puedo aportar una visión más, que enriquezca la acción del CC, y ofrecer otro elemento para comprender la coyuntura en la que nos encontramos, que nos permita aportar soluciones eficaces.