Gemma Ubasart González

Gemma Ubasart González

Biografía

Soy Gemma Ubasart, tengo 36 años, y ejerzo de docente e investigadora en la Universitat de Girona. Mis áreas de interés son políticas y gestión públicas, gobierno local, movimientos sociales y criminología. Realicé diversos masters en ciencias políticas, derecho, criminología y análisis de datos; así como también estadías de investigación financiadas con beca pública en la London School of Economics and Political Science, Università di Padova, University of Ottawa y Science Po. Me doctoré en ciencia política por la Universitat Autònoma de Barcelona en 2008. Los efectos de la crisis económica y las políticas austericidas me obligaron a coger la maleta y trabajar en varios centros universitarios de Barcelona, Madrid, Santo Domingo y Quito. Durante los últimos años he asesorado a gobiernos, partidos políticos y organizaciones sociales en cuestiones sobre planificación nacional, políticas públicas y análisis político. Empecé mi activismo en el instituto y desde entonces he participado en diversos movimientos sociales e iniciativas políticas; ocupé cargos de representación universitaria y fui concejal de mi localidad, Castellar del Vallès –región metropolitana de Barcelona-, por un candidatura ciudadana.

Motivación

El 15M fue un grito de indignación y dignidad. De forma contradictoria con las profecías sobre la desafección política –de académicos, periodistas y políticos-, la ciudadanía mostraba un gran interés por la cosa pública, pero reclamaba otra forma de hacer política. Las plazas de todo el Estado denunciaban el atrincheramiento de élites políticas y económicas en las instituciones públicas, aplicando desde ellas una agenda que combinaba macabramente recetas neoliberales de achicamiento del estado social con el mantenimiento de los intereses particulares de estos grupos. Pero la historia no está escrita; esta puede (y debe) escribirse. Cuatro años más tarde irrumpe en la escena del Sur de Europa PODEMOS, el dispositivo político con el que vamos a disputar el poder. Ha llegado el momento de que las mayorías recuperemos el control efectivo sobre las instituciones públicas para que estas pongan todo su talento y recursos al servicio de la sociedad. Tenemos que acabar con la presente etapa negra en la que los agentes económicos manejan a su antojo a Estados y ciudadanía. La crisis económica y las políticas autericidas están siendo crueles para millones de personas que han perdido su trabajo, su casa o han tenido que emigrar en busca de un futuro que su país ya no les puede ofrecer. No dejemos que tanto dolor sea en balde. Convirtámoslo en una oportunidad para hacer un país más justo, próspero y sostenible.