Eduardo Del Águila González-Outón

Eduardo Del Águila González-Outón

Biografía

Me llamo Eduardo del Águila, nací en Cádiz.
He pasado mi infancia en la provincia de Cádiz, aunque a los 12 años me fui a vivir a Marruecos, donde estuve viviendo durante 5 años.
Una vez terminé el instituto volví a España para comenzar la universidad. Durante mis cuatro años de carrera, he pasado 2 en Cádiz, otro en Birminghan (Inglaterra) y actualmente estudio mi cuarto año del Grado en Magisterio de Especialidad en AICLE y Lenguas extranjeras en Beirut (Líbano)
Para cuando termine el grado, tengo pensado trabajar como profesor al tiempo que estudio un máster en relaciones internacionales y comunicación.

Además del castellano (lengua materna), domino el inglés (C1), francés (C1), árabe marroquí (B2), árabe clásico (A1) e italiano (A1).

Motivación

El sistema político y cultural que rige ya en más de medio mundo nos ha impuesto la idea de que el hombre es un lobo para el hombre en todo caso. Eso no es así. La generosidad es un rasgo humano tan natural e intrínseco como el instinto de supervivencia, todo depende de cómo cultivemos ambos y de cómo organicemos nuestra vida en sociedad.
Tras varias décadas de capitalismo descontrolado hemos llegado a una situación globalmente insostenible: desastre medioambiental y humanitario, latrocinio privado y público institucionalizado, competencia entre Estados y pueblos para mantenerse a flote hundiendo a los vecinos, medios de comunicación corporativos que nos manipulan… Todo para mayor gloria de una poderosa casta global de la que la casta española no es más que un grotesco apéndice, un esperpento.
Es hora de cambiar el curso de la historia, ocupando un poder político que en realidad nunca tuvimos, poniendo la economía al servicio de las personas, generando confianza en lo público, en la solidaridad y en la capacidad transformadora de todo lo que hacemos cooperando.
Algún día las generaciones de nuestros hijos y nietos mirarán lo que estamos construyendo ahora, en las redes y fuera de ellas, y lo celebrarán. Seremos ejemplo para ellos de visión, trabajo, organización y dignidad