Javier López Alós

Javier López Alós

Biografía

Nací en Alicante en 1976 y desde hace algo más de dos años vivo en la ciudad de Leeds, en el norte de Inglaterra. Aquí, entre otras cosas, he trabajado en el Instituto Cervantes y actualmente soy profesor en la Universidad de Leeds. Tengo cierta experiencia en medios de comunicación y en teatro, pero mi perfil profesional es básicamente académico. En este campo, mis trabajos de investigación se centran sobre todo en la historia del pensamiento político en España. A ello he dedicado un libro y unos cuantos artículos y capítulos en publicaciones aquí y allá. La relación entre teorías y prácticas de poder, así como su manifestación en diversos ámbitos culturales, es algo sobre lo que me interrogo desde hace tiempo.

Aunque no puedo decir que me esté yendo mal en Reino Unido, tampoco oculto que no abandoné mi país por espíritu aventurero ni por un particular deseo de ver mundo. Con una licenciatura en Humanidades, dos másteres y un doctorado en filosofía, no encontré ninguna oportunidad en España. Al contrario, me topé con la evidencia de que no había lugar para mí y una barbarización creciente.

Mis planes de futuro no incluyen de momento volver, pero sí, de modo inaplazable, contribuir a que se creen las condiciones para que todos los que nos hemos ido, si ése es nuestro deseo, podamos volver.

Motivación

Vivimos en un momento histórico crucial. Prácticamente nadie duda ya de que nos hallamos en la fase última de una crisis de sistema. De nosotros depende que aquello que va a reemplazar al régimen del 78 sea algo más justo, más digno y más democrático que lo que hasta ahora hemos tenido. Se abre un tiempo en el que las expectativas son tan legítimas como razonables: la posibilidad de cambio es tan real que atenderla y trabajar por ella es casi un deber cívico. A todos nos afecta, a todos nos interesa, a todos nos llama. El que pueda, que participe porque ahora se puede hacer, porque por fin la política se muestra como un espacio abierto y en construcción. Habitémoslo.

Las situaciones de excepcionalidad son momentos de afirmación de soberanía. Y ésta es la hora en que la soberanía del pueblo debe ser afirmada. A ello quiero contribuir con mi voz y mi trabajo.

Vídeo