Ana Belén Terrón Berbel

Ana Belén Terrón Berbel

Biografía

Me llamo Ana, y tengo 31 Años. Soy granadina de nacimiento y de sentimiento. Estudié Historia y Trabajo Social en la Universidad de Granada .La llegada a la universidad despertó en mí ese espíritu crítico político y social que me caracteriza, el movimiento Anti-LOU me involucró hasta el fondo en la realidad política universitaria y formé parte del Claustro Universitario de la UGR, justo cuando se aprobaba aquella ley, y me pareció coherente porque creo que la mejor manera de cambiar el sistema es desde dentro del sistema. Después vino el “No a la Guerra” y ahí estuvimos, exigiendo de nuevo que una vida está por encima de cualquier interés económico, reclamando que otro mundo es posible. Desde entonces he estado implicada en el movimiento político y social granadino, sin embargo, no contenta con quedarme en los despachos y siendo consciente de la necesidad de conocer nuestro pasado para escribir nuestro presente y nuestro futuro, me lancé a estudiar Trabajo Social. Para mí es no solo una profesión, es una forma de vida, el mejor modo de plasmar profesionalmente mi compromiso social y mi lucha por la dignidad humana.

He trabajado en asociaciones de ayuda a la Dependencia, con población inmigrante, en barrios en riesgo de exclusión social y como cooperante. Actualmente trabajo como Dinamizadora Juvenil en la Concejalía de Juventud del Ayto. de Granada, trabajo que compagino con la coordinación de proyectos de carácter social Juvenil para el Programa Erasmus Plus.

Motivación

En el 15M, lo que parecía dormido despertó, y vimos a gente de todas las edades, colores, estatus, exigiendo en la calle una realidad más justa, un ¡Basta ya! tan contundente, que las plazas cambiaron de nombre y pasaron a llamarse Plazas del Pueblo. Una demostración de madurez, fuerza, y compromiso de que la sociedad española estaba dispuesta a llegar más allá. Y es que todo movimiento tiene una chispa, y una vez que se enciende ya no se puede apagar. El sujeto colectivo que se estaba forjando en el 15M ha tomado forma. Por eso, apuesto por Podemos, porque apuesto por la democracia participativa, por la igualdad, la justicia social y la ilusión. Ahora, se ha desequilibrado la balanza, la fuerza de una ciudadanía que recupera su soberanía, la que fue secuestrada por el Régimen de 78, ha renacido. Asistimos al empoderamiento de una sociedad que va a escribir la historia.

Sería un sueño trabajar específicamente en la consecución de los derechos sociales fundamentales y que nos han arrebatado, reivindicando la dignidad del individuo y un sistema público que proteja estos valores, construyendo unos Servicios Sociales de calidad, donde la caridad y el asistencialismo no tengan cabida , son un derecho social para toda la ciudadanía y no un área marginal para paliar las heridas que el sistema ha creado. Hay que dar un paso más allá y superar el sistema paternalista. No empoderamos a la gente, la gente se empodera.

Escribamos la historia. Porque Podemos, ¡Claro que Podemos!