Esther Sanz Urcia

Esther Sanz Urcia

Biografía

Me llamo Esther y tengo 32 años. Aunque nací en Santa Cruz de Tenerife, vivo en Granada desde que tenía dos años. Granadina de corazón, padres valencianos y abuelos aragoneses, me siento ciudadana de un mundo cada vez más interconectado.
Soy licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla, y Máster Oficial en Información y Comunicación Científica por la Universidad de Granada. Al igual que muchas compañeras y compañeros de estudios, he pasado por cinco tipos de prácticas distintas en diferentes medios de comunicación, como el Ideal de Granada o el Diario de Jaén.
He sido realizadora de varios documentales de contenido social y soy miembro activo del Foro Andaluz de la Comunicación, Educación y Ciudadanía para el cual trabajo impartiendo talleres sobre alfabetización mediática en momentos concretos.
Formé parte del proyecto de cooperación: “Investigación de la inmigración: educación y convivencia intercultural” perteneciente a la Universidad de Granada. Un proyecto académico que integraba las voces de los agentes implicados en la construcción, reproducción o subversión de imágenes mediáticas, fílmicas o literarias en los distintos contextos en los que se producen las experiencias de convivencia intercultural.
Actualmente soy doctoranda en la universidad de Granada donde realizo mi Tesis Doctoral sobre la enseñanza del periodismo en las universidades españolas

Motivación

Soy una persona que entiende el activismo como una forma de vida y no como algo puntual y pasajero. Existen muchos grados de implicación en los movimientos sociales y muchas formas de actuar, todas ellas igual de válidas. Cada persona, cada ciudadano/a aporta su grano de arena en la medida que le es posible, y sumando cada implicación, por muy pequeña que sea, es como se construyen grandes ideas. Como en la que estamos inmersos ahora en Podemos.
Me duele ver a mi generación, a mis amigos y amigas irse del país en busca de una oportunidad que aquí nos han robado. Me duele también ver la precariedad más miserable adueñarse de las vidas de tantos jóvenes y no tan jóvenes, y que nuestros políticos tengan la desfachatez de llamarlo trabajo. Me duelen demasiadas situaciones injustas que están sucediendo.
Viví el movimiento 15M con la indignación e ilusión que nos invadía a la ciudadanía dispuesta a trabajar por un mundo mejor y más justo. Colaboré codo con codo con muchos compañeros y compañeras en Democracia Real Ya Granada, que siempre llevaré muy adentro por el gran esfuerzo y trabajo que hicimos juntos; siempre serán un referente para mí.
Después de dos años intensos en movimientos nacidos al calor del 15M di un paso más y me embarqué en Podemos, donde he encontrado un equipo de personas dispuestas a impulsar este país adelante y del que formo parte. Esto es un proyecto de todas y todos. ¡Claro que Podemos!