Víctor Gordo Mañas

Víctor Gordo Mañas

Biografía

Mi nombre es Víctor Gordo y soy Licenciado en Administración y Dirección de Empresas. He trabajado en el aréa financiera y contable en Pymes y grandes empresas desde hace más de 15 años. Tengo conocimientos y experiencia en temas administrativos, contables, fiscales y en planificación financiera y de tesorería.

Soy una persona analítica, metódica, proactiva, eficiente y muy dinámica. Poseo grandes dotes organizativas y capacidad para trabajar en equipo.

No tengo experiencia en política y nunca he pensado dedicarme profesionalmente a ella. Creo que esta acusada tendencia de la clase política española es uno de los origenes de los males que aquejan a la sociedad española y que nos han llevado a la dramática situación que vivimos. Estoy especialmente preocupado por la sistuación económica que padecemos actualmente, con altisimas tasas de paro y un crecimiento imparable de la pobreza y de la brecha, cada vez más amplia, que separa a los más desfavorecidos de los ricos.

Motivación

Creo firmemente que otra economia es posible. Una economía social dónde los esfuerzos se compartan entre ciudadanos, empresas e instituciones. Una economía sostenible y respetuosa con la ecología y las personas, dónde los impuestos de una mayoría social no sirvan para mantener los privilegios de unos pocos.
Hemos soportado varias reformas laborales draconianas con el único fin de permitir una mayor flexibilidad a las empresas para adaptarse a las circunstancias del entorno más hostil, que finalmente se ha traducido en más despidos y unas tasas de desempleo insoportables que tardaremos muchos años en absorber.
¿Es que acaso los ciudadanos de este pais navegamos en barca de remos mientras las principales empresas, entidades financieras y la élite política y financiera van en transatlanticos de lujo? Necesitamos un sistema impositivo progresivo, más justo y equitativo y que impulse el crecimiento económico. La austeridad presupuestaria, la competencia, la liberalización de los mercados deben ser herramientas que impulsen el sistema enconómico hacia un crecimiento estable y sostenible y no dogmas inalienables o fines en si mismos. Necesitamos un sistema bancario que cumpla su función primordial de insuflar crédito a la economía, especialmente a, pymes, autónomos y familias. En, definitiva, una economía más social, mas eficiente, más, transparente, más humana, con una “disciplina de hierro, pero con alma de poeta.”