Julio Cascobelo Moreno

Julio Cascobelo Moreno

Biografía

Vengo de una familia muy humilde, pero muy luchadora, me pagué mis estudios gracias a las becas de las que pude disponer por mis buenas notas, me diplome en Magisterio de Educación Primaria, estudié en la Universidad de Cádiz porque no tenía dinero para estudiar fuera, allí conocí mi parte reinvidicativa y social, siendo junto a mis compañeras y compañeros de clase, los promotores de la marcha estudiantil en protesta de la guerra de Irak y que logró movilizar dos campus de dos ciudades (Puerto Real y Cádiz) formando una cadena humana. Fuimos un grupo muy revolucionario en el sentido pedagógico, e incluso me atreví a ser el primer alumno que hacía las prácticas fuera de mi comunidad andaluza, yendo a un centro gallego muy característico por sus metodologías alternativas, famoso en la literatura pedagógica. Allí comprendí que la inclusión educativa y otro tipo de sistema educativo, asambleario, transversal, y constructivo, era posible. Luego me licencié en Psicopedagogía y aposté por hacer mi investigación final y prácticas sobre la mediación y la resolución no violenta de conflictos. Aproveché y me enrolé a ONGD donde estuve activamente participando, tanto de manera local, como internacionalmente, hasta ser coordinador de la provincia de Cádiz de la misma. Luego de cinco años, comprendí que el mundo no podía cambiar si las personas no asumían su verdadero potencial, y (continua en mi carta de motivación para presentarme)…

Motivación

que por tanto ese cambio no podía venir impuesto desde fuera, sino desde el interior de cada persona, por lo que comencé a estudiar psicología, así como formarme en distintas escuelas terapéuticas, con la misión de que cada persona se responsabilizara de sí misma, supieran gestionar mejor sus emociones, y pudieran relacionarse desde la empatía y desde la autodeterminación, del empoderamiento que nos da el conocimiento interior. Mi mayor reto fue al descender a los infiernos de la marginación social y los conflictos, trabajando como educador y mediador familiar. Antes de la crisis incluso tuve la oportunidad de disfrutar trabajando como maestro docente, hasta que el paro me llegó, y tuve que tirar de mi creatividad y mi talento. Primero aproveché mi experiencia para desarrollar proyectos de dinamización local por barrios. Luego mis conocimientos personales y docentes. Fue así que se desarrolló mi espíritu emprendedor, y finalmente me hice experto en coaching, desarrollando el liderazgo transformacional. Hasta que llegó el 15 M y luego Podemos, y comprendí que era un salto cualitativo, asumir de nuevo la política como una responsabilidad de participación ciudadana y acción social, y que podía contribuir con todos mis conocimientos y experiencia, para lograr un cambio necesario, ante tanto drama que hemos vivido por haber delegado esa gran responsabilidad social que es el poder, en tan pocas personas, que lo han corrompido, y ahora es hora de devolverlo a la soberanía popular.