Ares Jiménez Soria

Ares Jiménez Soria

Biografía

Me llamo Ares Jiménez Soria y nací en Alcoy (Alicante) hace 33 años. Me crié en Fuenlabrada (Madrid), donde estudié la EGB y el Bachillerato. Posteriormente me licencié en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense y me doctoré por la Universidad Rey Juan Carlos. Podría decirse, por tanto, que soy el ejemplo típico de lo que solemos llamar "nuestra generación mejor formada", esos jóvenes procedentes de familias humildes y que nos formamos íntegramente gracias a la educación pública.

Como uno más de "nuestra generación mejor formada", me encontré el desolador dilema de elegir entre quedarme en una España que me ofrecía pobres perspectivas laborales o el exilio a otro país donde pudiese seguir una carrera investigadora. Opté por los segundo y pasé en Suiza 2 años y 8 meses trabajando en la universidad. Cerebro fugado. Durante este periodo, nació en España el 15-M. "Y yo, perdiéndomelo", pensé. Mi país se lo repartían los de siempre como una tarta de un cumpleaños al que nadie nos había invitado, y mi única válvula de escape político era ver La Tuerka por internet.

Decidí volver. Sin trabajo, sin perspectivas claras de futuro, pero con ilusión y con la decisión firme de aportar mi granito de arena para cambiar las cosas. ¿Frente Cívico? ¿Afiliarme a algún partido? No estaba claro. La aparición de Podemos fue la pieza que faltaba para completar mi rompecabezas, y desde febrero de 2014 no he dejado de participar activamente en el Círculo Podemos Ourense.

Motivación

Nos encontramos en un momento crucial en el que la gente decente tenemos la oportunidad y la responsabilidad histórica de darle la vuelta a la tortilla. Todos y cada uno de nosotros tenemos motivos más que de sobra para hacer de Podemos la palanca que, activada por la gente y apoyada sobre unos principios éticos intachables, podrá mover el mundo. Unos son desahuciados, otros no pueden pagar la universidad, otros se quedan sin pensión y muchos, muchos otros viven al día con una cuenta bancaria raquítica.

No es el momento de tener complejos políticos, sino el de sacar y ofrecer lo mejor de cada uno para asegurarnos de que este proyecto tan ilusionante tiene éxito. Después de autoanalizarme, estoy en condiciones de ofrecer varias cosas que considero positivas para el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos. Como ciudadano, puedo aportar mi honestidad, mi sentido de la responsabilidad, mi ilusión y todo mi esfuerzo. Como científico, puedo contribuir con un punto de vista crítico, razonado y estratégico.

Soy consciente de que colaborar en apuntar la flecha de Podemos hacia la diana es una responsabilidad enorme: es un disparo único y no podemos fallar. Pero estoy dispuesto a asumir dicha responsabilidad. Se lo debo, ante todo, a mis bisabuelos, represaliados por una dictadura de la que heredamos demasiadas heridas.

¡A por ellos! ¡Podemos!

Vídeo